Investigación de tejidos fasciales en medicina deportiva: de las moléculas a la adaptación de tejidos, lesiones y diagnósticos:

Investigación de tejidos fasciales en medicina deportiva: de las moléculas a la adaptación de tejidos, lesiones y diagnósticos:

declaración de consenso;
Martina Zügel 1 ,Constantinos N Maganaris 2 ,Jan Wilke 3 ,Karin Jurkat-Rott 4 ,Werner Klingler 5 ,Scott C lleva 6 ,Thomas Findley 7 ,Mary f barbe 8 ,Jürgen Michael Steinacker 1 ,Andry Vleeming 9 ,Wilhelm Bloch 10 ,Robert Schleip 11 ,Paul William Hodges 12
Afiliaciones de autor
Resumen
El sistema fascial construye un continuo tridimensional de tejido conectivo fibroso, blando, denso, que contiene colágeno, que impregna el cuerpo y permite que todos los sistemas del cuerpo funcionen de manera integrada. Las lesiones del sistema fascial causan una pérdida significativa del rendimiento en el ejercicio recreativo, así como en los deportes de alto rendimiento, y podrían tener un papel potencial en el desarrollo y la perpetuación de los trastornos musculoesqueléticos, incluido el dolor de espalda. Los tejidos fasciales merecen una atención más detallada en el campo de la medicina deportiva. Una mejor comprensión de su dinámica de adaptación a la carga mecánica, así como a las condiciones bioquímicas, promete valiosas mejoras en términos de prevención de lesiones, rendimiento deportivo y rehabilitación relacionada con el deporte. Esta declaración de consenso refleja el estado del conocimiento sobre el papel de los tejidos fasciales en la disciplina de la medicina deportiva. Su objetivo es (1) proporcionar una visión general del estado actual del conocimiento con respecto al sistema fascial desde elmicronivel (respuestas moleculares y celulares) a la macronivel (propiedades mecánicas), (2) un resumen de las respuestas del sistema fascial a la carga alterada (ejercicio físico), a las lesiones y otros desafíos fisiológicos incluyendo envejecimiento, (3) delinear los métodos disponibles para estudiar el sistema fascial y (4) resaltar la visión contemporánea de las intervenciones dirigidas al tejido fascial en el deporte y la medicina del ejercicio. Avanzar en este campo requerirá un esfuerzo coordinado de investigadores y clínicos que combinen la mecanobiología, la fisiología del ejercicio y las tecnologías de evaluación mejoradas.

Este es un artículo de acceso abierto distribuido de acuerdo con la licencia Creative Commons Attribution Non Commercial (CC BY-NC 4.0), que permite a otros distribuir, remezclar, adaptar, desarrollar este trabajo de forma no comercial y otorgar licencias de sus trabajos derivados en diferentes términos, siempre que el trabajo original se cite correctamente, se otorgue el crédito apropiado, cualquier cambio realizado se indique y el uso no sea comercial. Consulte: http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/ .

http://dx.doi.org/10.1136/bjsports-2018-099308

Estadísticas de altmetric.com
El artículo tiene una puntuación máxima de 343.
Ver mas detalles

Blogeado por 1
Tweeteado por 470
En 32 páginas de Facebook.
Mencionado en 1 publicaciones de Google+
215 lectores en Mendeley
Solicitar permisos
Terminología y definiciones
El término fascia se utilizó originalmente para describir una lámina o banda de tejido conectivo blando que une, rodea y separa los órganos internos y los músculos esqueléticos. El avance de la investigación sobre los comportamientos fisiológicos y fisiopatológicos de una variedad de tejidos conectivos ha revelado que esta definición es demasiado restrictiva. La comprensión de los aspectos mecánicos de la función del tejido conectivo depende de la consideración de una gran cantidad de tejidos conectivos interconectados y entrelazados más allá de estas láminas o bandas, y existe una enorme ganancia potencial al comprender la convergencia de la biología que sustenta la adaptación, la función y la patología.

El sistema fascial incluye tejido adiposo, adventicia, vainas neurovasculares, aponeurosis, fascias profundas y superficiales, dermis, epineuro, cápsulas articulares, ligamentos, membranas, meninges, expansiones miofasciales, periostea, retinácula, septa, tendones (incluido endotón / peritendon / epitendendon). paratendón), fascia visceral y todos los tejidos conjuntivos intramusculares e intermusculares, incluyendo endomisio / perimisio / epimisio. 1

Con sus diversos componentes, el sistema fascial construye un continuo tridimensional de tejido conjuntivo fibroso blando, denso, que contiene colágeno, que impregna el cuerpo y permite que todos los sistemas del cuerpo funcionen de manera integrada ( figura 1 ). 1 En contraste, la definición morfológica / histológica describe la fascia como «una lámina, o cualquier otra agregación disecable de tejido conectivo que se forma debajo de la piel para unir, encerrar y separar músculos y otros órganos internos». 1 La terminología propuesta que distingue los términos «fascia» y «sistema fascial» permite la identificación precisa de estructuras individuales, así como su agrupación con fines funcionales.

Componentes del sistema fascial. El sistema fascial incluye aponeurosis grandes como la primera capa de la fascia toracolumbar (A), pero también una gran cantidad de recipientes envolventes alrededor y dentro de los músculos esqueléticos (B) y la mayoría de los otros órganos del cuerpo. La estructura interna de los tejidos fasciales está dominada por las fibras de colágeno que están incrustadas en una sustancia fundamental semilíquida (C). Imágenes con permiso amistoso de fascialnet.com (A) y thomas-stephan.com (C).

Reunión de consenso
La Segunda Conferencia Internacional CONNECT se celebró en la Universidad de Ulm, Alemania, del 16 al 19 de marzo de 2017, como parte de una serie de conferencias destinadas a fomentar el progreso científico hacia una mejor comprensión y tratamiento de los tejidos fasciales en la medicina deportiva. Después de la conferencia, se llevó a cabo una reunión con oradores de la conferencia y otros expertos relacionados con el campo para discutir y encontrar consenso sobre el papel del tejido fascial en el campo de la medicina deportiva.

Las lesiones en una variedad de tejidos fasciales causan una pérdida significativa de rendimiento en los deportes 2 y tienen un papel potencial en el desarrollo y la perpetuación de los trastornos musculoesqueléticos, incluido el dolor en la parte inferior de la espalda. 3 Uno de los objetivos principales de los clínicos es devolver a los atletas y pacientes a la actividad, el entrenamiento y la competencia después de una lesión.

Esta declaración de consenso refleja el estado actual del conocimiento sobre el papel de los tejidos fasciales en la disciplina de la medicina deportiva y se actualizará como parte de una reunión de consenso durante la conferencia CONNECT. Este documento tiene como objetivo resumir el estado contemporáneo del conocimiento con respecto al sistema fascial desde el nivel micro (respuestas moleculares y celulares) hasta el nivel macro.(propiedades mecánicas) y las respuestas del sistema fascial a la carga alterada (ejercicio físico), a las lesiones y otros desafíos fisiológicos, incluido el envejecimiento, los métodos disponibles para estudiar el sistema fascial y la visión contemporánea de las intervenciones dirigidas al tejido fascial en la medicina deportiva. . Este documento fue desarrollado por científicos y clínicos para resaltar las trampas y las verdades comunes de las técnicas de detección y las técnicas de imagen y los métodos de imagenología del tejido fascial, y para presentar una perspectiva multidisciplinaria de futuras investigaciones en este campo.

Adaptación molecular de los tejidos fasciales: efectos del ejercicio físico, envejecimiento, hormonas sexuales e inflamación.
La interferencia molecular entre las moléculas de la matriz extracelular (MEC) y los componentes celulares es un determinante importante de la fisiología y fisiopatología del tejido fascial. Una cadena molecular, caracterizada por una alta plasticidad funcional y estructural e interacciones moleculares bidireccionales, conecta el citoesqueleto celular a la ECM ( figura 2 ). Pequeñas alteraciones funcionales y estructurales en el ECM dan como resultado procesos complejos de adaptación celular y, viceversa, cambios en la función y estructura celular que conducen a la adaptación del ECM. 4Por lo tanto, la homeostasis del tejido fascial es el resultado de una interacción compleja y una interferencia dinámica entre los componentes celulares y la ECM. Especialmente en condiciones dinámicas como el crecimiento y la regeneración, son necesarias fuertes alteraciones de los microentornos de ECM locales para permitir la adaptación celular y la reconstrucción de los tejidos fasciales. Todos los factores que influyen en el comportamiento de la célula o de la ECM pueden provocar cambios en la estructura y la homeostasis de los tejidos y órganos.

La microscopía electrónica de transmisión revela la estrecha interacción célula-ECM en el músculo esquelético humano (musculus vastus lateralis, 25 000 aumentos) permitiendo una interacción bidireccional célula-ECM. Los miofilamentos (MF) están conectados por líneas Z (Z) y costameres (C) a la lámina basal adyacente (BL) y la lámina reticular circundante (RL). Las estructuras de cruces cruzados (flechas) conectan las líneas Z y costameres a la parte densa de la lámina basal. La lámina reticular está estructurada por una red de fibrillas de colágeno (CF) y moléculas de ECM adicionales, que tienen una conexión cercana a la lámina basal que permite la transmisión bidireccional de fuerzas mecánicas. ECM, matriz extracelular.

El ECM también funciona como un almacén molecular, atrapando y liberando moléculas biológicamente activas para regular la función, el crecimiento y la regeneración de tejidos y órganos. Las moléculas almacenadas en la red de ECM se pueden escindir para liberar productos de escisión biológicamente activos. 5 El estrés mecánico puede inducir la liberación y activación de las moléculas almacenadas en ECM, induciendo los productos de escisión del colágeno XVIII y otros componentes de la membrana basal. Se ha demostrado que la endostatina (el fragmento C-terminal de 20 kDa del colágeno XVIII) puede modular el crecimiento y la función vascular. 6–8 Además, los cambios en la ECM por el envejecimiento o el ejercicio físico pueden estar involucrados en la activación de efectos sistémicos a través de moléculas circulatorias excretadas, como la irisina miocina sensible al ejercicio, 9que se ha propuesto aumentar el gasto energético en ratones y humanos.

En tejidos fasciales como los tendones, la carga aguda y crónica estimula la remodelación del colágeno. 10 Dado que el aumento inducido por el ejercicio en la síntesis de colágeno es menor en las mujeres que en los hombres, y como la frecuencia de las lesiones y la expresión de los receptores de estrógeno en el tejido fascial humano dependen del sexo, los estrógenos pueden desempeñar un importante papel regulador en la remodelación de la MEC. 11–13 Los efectos de los estrógenos en la síntesis de colágeno parecen diferir entre el reposo y la respuesta al ejercicio. Mientras que el reemplazo de estrógeno en personas de edad avanzada, las mujeres posmenopáusicas deteriora la síntesis de colágeno en respuesta al ejercicio, el estrógeno tiene un efecto estimulante sobre la síntesis de colágeno en reposo. 14 Los anticonceptivos orales, por otro lado, tienen un efecto depresivo general sobre la síntesis de colágeno. 15

El envejecimiento fisiológico es un proceso altamente individual caracterizado por una degeneración progresiva de los tejidos y sistemas orgánicos. Las alteraciones relacionadas con la edad en los tejidos fasciales incluyen la densificación (alteraciones del tejido conectivo suelto) y la fibrosis (alteraciones de los haces fibrosos de colágeno). 16 Funcionalmente, estos cambios patológicos pueden modificar las propiedades mecánicas de los tejidos fasciales y del músculo esquelético, contribuyendo así a las reducciones relacionadas con el dolor y relacionadas con la edad en la fuerza muscular o el rango de movimiento, que no pueden explicarse únicamente por la pérdida de masa muscular. Los cambios estructurales, bioquímicos, celulares y funcionales de la ECM se producen durante el envejecimiento. 18 Curiosamente, el envejecimiento se caracteriza por una inflamación crónica de bajo grado, la llamada inflamación. 19 Dado que la ECM es el sitio principal de las respuestas inflamatorias que tienen lugar en los tejidos, no es sorprendente que la ECM pueda interactuar con las células inmunitarias para cambiar su función, lo cual es importante para el crecimiento y la regeneración de los tejidos. La extravasación de leucocitos depende de la escisión de la membrana basal por proteasas liberadas localmente. La tenascina y la osteopontina son ejemplos de moléculas de ECM importantes para la regulación de la respuesta inmune local. 20 21 Además, la ECM desempeña un papel importante como barrera para la transmigración de las células inmunitarias dentro y fuera del tejido. Aunque la inflamación temprana después de un daño tisular debido al ejercicio físico o una lesión es crucial para la remodelación y adaptación del tejido, 22 23La actividad de las células madre y la síntesis de colágeno pueden inhibirse por la ingesta crónica de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos antes del ejercicio. 24 25 Sin embargo, limitar la magnitud de la inflamación podría ser beneficioso para la regeneración de tejidos y el aumento de la masa muscular y la fuerza, dependiendo de la naturaleza de la lesión, 26 y en personas de edad avanzada. 27

Perspectivas y perspectivas para futuras investigaciones: los conocimientos sobre la relación estructura-función de la ECM, especialmente en el envejecimiento y en los tejidos fasciales lesionados y en el músculo esquelético, son muy importantes para mantener la función musculoesquelética en las personas mayores durante la vida diaria y el ejercicio y para la prevención del ejercicio. Lesiones por sobreuso relacionadas en deportistas. Si bien existe una bibliografía sobre la actividad metabólica y la remodelación de la ECM en los tendones humanos en respuesta al ejercicio, se sabe mucho menos y se necesita más investigación para investigar la respuesta molecular de otros tejidos fasciales (como el tejido fascial intramuscular) a la carga y el envejecimiento alterados. .

Transmisión de fuerza miofascial
Convencionalmente, se ha considerado que los músculos esqueléticos transmiten principalmente fuerza a sus inserciones óseas a través de la unión miotendinosa. 28 Sin embargo, los experimentos in situ en animales y los estudios de imagen en humanos han demostrado que los tejidos fasciales intermusculares y extramusculares también proporcionan una vía para la transmisión de fuerza. 29-33 Aunque la magnitud de la transmisión de fuerza no miotendinosa en condiciones in vivo se disputa, 34 35 se cree que la contribución de estas vías de ser dependiente, en parte, en las propiedades mecánicas de los vínculos de tejidos miofasciales. 36Se ha demostrado que el tejido miofascial que es más rígido o más compatible de lo normal influye en la magnitud de la transmisión de la fuerza intermuscular y, posiblemente, puede tener un efecto significativo en la mecánica muscular. 37–39 Las propiedades mecánicas de los tejidos fasciales pueden modificarse por varios factores, que incluyen, entre otros, un cambio en el contenido de líquido, enlaces cruzados y organización molecular y contenido de moléculas de MEC específicas, y la actividad contráctil de las células de miofibroblastos. 40 41 Los cambios también pueden ser consecuencia de lesiones musculares, 42 enfermedades, 43 tratamientos quirúrgicos 37 o envejecimiento ( figura 3 ). 44

Factores que influyen en la rigidez mecánica de los tejidos fasciales y su impacto hipotético. Las flechas hacia arriba simbolizan un efecto positivo (por ejemplo, el aumento de la contractilidad celular aumenta la rigidez), las flechas hacia abajo simbolizan un efecto negativo (por ejemplo, el aumento del uso de corticosteroides disminuye la rigidez) y las flechas dobles simbolizan una asociación ambigua (por ejemplo, el hialuronano disminuye la rigidez si es movilizado por un estímulo mecánico , pero conduce a un aumento de la rigidez si no se aplican estímulos). ECM, matriz extracelular.

A medida que los tejidos fasciales conectan los músculos esqueléticos, al crear una red multidireccional de continuidad miofascial, 45 las fuerzas locales alteradas (por ejemplo, por contracción muscular) también pueden afectar la mecánica de los tejidos adyacentes. De hecho, una gran cantidad de estudios en cadáveres y animales han demostrado importantes interacciones mutuas entre los músculos vecinos dispuestos en serie en eslingas (p. Ej., Músculo latisimo y músculo glúteo mayor) 46 y paralelos entre sí (p. Ej., Sinergistas de las extremidades inferiores). 47 Por ejemplo, cuando se ve desde una perspectiva fascial, la cápsula articular de la rodilla está influenciada por la inserción directa de los tendones y por estructuras más distantes, como el glúteo mayor o el tensor de la fascia lata y sus fascia de conexión. 48 Sin embargo, queda por aclarar aún más cómo estos hallazgos se traducen en condiciones humanas in vivo.

Aunque es escasa, la evidencia inicial in vivo apunta hacia un papel significativo de la transmisión de la fuerza miofascial para el sistema locomotor. Los datos disponibles apuntan hacia la existencia de (1) efectos de ejercicios remotos y (2) manifestaciones de síntomas no locales en trastornos musculoesqueléticos, los cuales podrían ser relevantes en entornos atléticos y terapéuticos. Se ha demostrado que el estiramiento de la extremidad inferior aumenta el rango de movimiento de la columna cervical, y los pacientes con dolor sacroilíaco muestran hiperactividad del glúteo máximo y el músculo latente de contralateral. 49–51Debido a que las regiones del cuerpo involucradas están conectadas a través de cadenas miofasciales, la transmisión de la fuerza miofascial podría ser la causa de las observaciones. Además de las interacciones entre los músculos dispuestos en serie, se ha demostrado que cantidades significativas de fuerza se transmiten in vivo entre los músculos ubicados paralelos entre sí; La estimulación eléctrica del músculo gastrocnemio conduce a un desplazamiento simultáneo del músculo sóleo. 30 Esta transmisión de fuerza miofascial intralimb puede ser de relevancia en las enfermedades como la parálisis cerebral. 38

Perspectivas y perspectivas para futuras investigaciones : aunque se han estudiado los mecanismos básicos de la transmisión de la fuerza miofascial, existe la necesidad de discernir la influencia de variables, como la edad, el sexo, la temperatura y el nivel de actividad física, en entornos fisiológicos y patológicos saludables. Además, a pesar de la evidencia in vitro convincente de la existencia de transmisión de fuerza miofascial, su contribución relativa a la aparición de efectos de ejercicio a distancia en condiciones in vivo debe ser aclarada. Además de las interacciones mecánicas entre tejidos adyacentes, los cambios no locales de rigidez o flexibilidad también pueden (al menos en parte) derivar de adaptaciones neuronales, por ejemplo, una reducción sistémica de la tolerancia al estiramiento.

Lesión de los tejidos fasciales: respuestas celulares y mecánicas al daño.
La carga excesiva o prolongada o el traumatismo directo en los tejidos fasciales inician los micro y macro cambios necesarios para la reparación del tejido. Estos efectos también pueden contribuir a cambios patológicos que modifican la función del tejido y la mecánica, lo que lleva a la función comprometida del tejido sano. Los efectos pueden volverse sistémicos, y por lo tanto no se limitan a los tejidos lesionados / cargados.

Después de una lesión aguda por sobrecarga o anoxia en los tejidos fasciales, la respuesta inmune apunta a fagocitar a las células lesionadas. Una respuesta inflamatoria aguda es típicamente de corta duración y reversible e implica la liberación de un rango de moléculas, incluyendo citoquinas proinflamatorias de células lesionadas y macrófagos, junto con otras sustancias (por ejemplo, bradiquinina, sustancia P y proteasas) que sensibilizan aferentes nociceptivos 52 y Promover la infiltración de células inmunes. Si la carga es prolongada o repetitiva, se puede desarrollar una inflamación persistente, 53 54conduciendo a la presencia prolongada de macrófagos y niveles citotóxicos de citoquinas en y alrededor de los tejidos, lo que finalmente resulta en un daño tisular continuo. Algunas citoquinas tisulares (p. Ej., Interleucina-1β, factor de necrosis tumoral (TNF) y factor de crecimiento transformante beta (TGFβ-1)) son citoquinas fibrogénicas que pueden promover la fibrosis a través de la proliferación excesiva de fibroblastos y la deposición de matriz de colágeno. 55

La sobreproducción de citoquinas también mantiene la sensibilización de aferentes nociceptivos, un cambio que aumentaría la producción y liberación de sustancia P (un neuropéptido nociceptor conocido). Estudios recientes muestran que la sustancia P puede estimular la producción de TGFβ-1 por los fibroblastos de tendón, y que tanto la sustancia P como el TGFβ-1 pueden inducir procesos fibrogénicos independientemente entre sí. 56

En conjunto, estos hallazgos sugieren que tanto los procesos neurogénicos (los nervios son la fuente principal de la sustancia P) como los procesos de carga / reparación (los fibroblastos producen TGFβ-1 en respuesta a la carga mecánica y durante la reparación) pueden contribuir al aumento de colágeno en los tejidos fasciales. . La fibrosis (por ejemplo, la deposición de colágeno) alrededor del tendón, el nervio y los tejidos miofasciales influyen en las propiedades biomecánicas dinámicas secundarias a la adherencia del tejido y pueden unirse entre sí o inducir una compresión crónica. 57 El aumento del tejido colágeno que rodea a los nervios puede atar los nervios y también mejorar los comportamientos de dolor. 58 Además, las citoquinas inflamatorias pueden «derramarse» en el torrente sanguíneo, lo que lleva a un daño tisular secundario generalizado y un bobinado del nociceptor central.53 59 El TNF circulante está elevado en el dolor crónico de espalda, 60 y datos recientes destacan una relación entre el TNF elevado y un mayor riesgo de progresión al dolor crónico en algunos individuos 61 y en modelos animales de uso excesivo. 59

Los músculos también experimentan cambios en la composición de las fibras musculares, la adiposidad y la fibrosis en respuesta a una lesión en las estructuras relacionadas (p. Ej., Una lesión en un disco intervertebral) incluso en ausencia de trauma muscular ( figura 4 ). Estos cambios se parecen mucho a los identificados para el trauma muscular directo, como la lesión del tendón supraespinoso, 62 aunque con algunas diferencias (por ejemplo, diferencias en la distribución de grasa infiltrante). Después de una lesión en un disco intervertebral, los músculos profundos de la espalda experimentan atrofia rápida, 63 64 muy probablemente mediado por cambios neuronales tales como la inhibición del reflejo. sesenta y cincoA esto le siguen los cambios en la composición de las fibras musculares (transición de las fibras musculares de lenta a rápida), la fibrosis y la infiltración grasa asociadas con el aumento de la producción de citoquinas proinflamatorias (p. Ej., TNF). 66 El aumento de la expresión de citoquinas se identificó por primera vez a partir de un análisis de ARNm del músculo, pero con un origen incierto. Un trabajo reciente sugiere que esto está mediado por una mayor proporción de macrófagos proinflamatorios, 67 que se supone que resultan de la alteración de los perfiles metabólicos del músculo como consecuencia de la transición a fibras musculares más rápidas (fatigables). 68 El tejido adiposo es una fuente potencial de citocinas proinflamatorias y se ha relacionado con una serie de afecciones musculoesqueléticas, incluida la osteoartritis. 69 Independientemente del mecanismo subyacente, los cambios fibróticos en el músculo tienen un impacto potencial sustancial en la dinámica del tejido y la capacidad de generación de fuerza.

Cronología y mecanismos propuestos para los cambios fasciales, adiposos y musculares en el músculo multifidio después de la lesión del disco intervertebral. Tres fases, aguda (superior), crónica subaguda temprana (media) y crónica (inferior), se caracterizan por diferentes cambios estructurales e inflamatorios. IL-1β, interleucina-1β; TNF, factor de necrosis tumoral.

Se ha demostrado que el ejercicio, las modalidades físicas y las intervenciones farmacológicas reducen los procesos inflamatorios asociados con la lesión del tejido fascial y la fibrosis. Por ejemplo, el tratamiento temprano con medicamentos antiinflamatorios puede prevenir / revertir los comportamientos de dolor inducidos por la señalización del TNF y reducir la producción de colágeno en los modelos animales. 70 El estiramiento de los tejidos fasciales puede promover la resolución de la inflamación tanto in vivo como in vitro, 71 y la terapia manual puede prevenir la fibrosis inducida por el uso excesivo en varios tejidos fasciales. 72 En términos de cambios musculares, el ejercicio de resistencia es necesario para revertir los cambios de grasa (y quizás la fibrosis) en condiciones crónicas, 73mientras que una suave activación muscular es suficiente para revertir la atrofia muscular temprana, 74 y todo el ejercicio corporal puede prevenir los cambios inflamatorios en los músculos de la espalda que siguen a las lesiones del disco intervertebral. 75

Perspectivas y perspectivas para investigaciones futuras: se necesitan investigaciones futuras para obtener una comprensión más profunda de los mecanismos que subyacen en el impacto de los tratamientos sobre la fibrosis y los cambios de grasa en los tejidos fasciales. Aunque existe evidencia de que el ejercicio, las terapias físicas o los enfoques farmacológicos pueden impactar los procesos inflamatorios y reducir las consecuencias, se requiere más trabajo para comprender la mejor manera de adaptar las intervenciones según el curso de tiempo de la patología y el tipo de ejercicio, o si existe información adicional. Beneficiarse de tratamientos combinados.

Herramientas de imagen y no imagenología para diagnóstico y evaluación.
Se ha planteado la hipótesis de que los cambios patológicos en las propiedades mecánicas de los tejidos fasciales desempeñan un papel esencial en los trastornos musculoesqueléticos, como el dolor crónico y las lesiones por uso excesivo. 76 Como resultado, ha surgido una demanda considerable de métodos de diagnóstico que examinan la función del tejido fascial. En la investigación básica, un enfoque de uso frecuente es estudiar los cambios moleculares y mecánicos en los miofibroblastos y otros biomarcadores a través de la biopsia con aguja y la inmunohistoquímica posterior. 77

Para evaluar los efectos del tratamiento y el ejercicio en entornos clínicos, hay una serie de métodos disponibles ( tabla 1 ). Los cambios en el contenido de agua se pueden analizar a través de la evaluación de bioimpedancia, 78 pero no hay datos sobre la confiabilidad y la validez de las mediciones en regiones del cuerpo más pequeñas. La palpación manual representa un método de cribado económico y ampliamente utilizado destinado a evaluar las propiedades viscoelásticas (p. Ej., Rigidez); Sin embargo, de manera similar, su fiabilidad es limitada. 48 79 80 81 Sin embargo, el enfoque se basa en una serie de suposiciones, y los dispositivos disponibles a menudo carecen de una prueba completa de validez. 77 82 Además, no se pueden extraer conclusiones específicas del tejido debido al carácter de caja negra de las mediciones. 83Los métodos de imagen como el ultrasonido o la elastografía, en contraste, son herramientas prometedoras para cuantificar explícitamente las propiedades mecánicas de los tejidos fasciales en condiciones in vivo. 84

VER EN LÍNEA VER POPUP
tabla 1
Métodos de diagnóstico utilizados actualmente para examinar la estructura y función del tejido fascial

Al producir una distorsión del tejido medido (p. Ej., Mediante compresión u ondas de corte), la elastografía proporciona imágenes de ultrasonido que reflejan la dureza relativa del área seleccionada. Recientemente, la técnica se ha aplicado cada vez más en la investigación musculoesquelética. Sin embargo, la existencia de varios métodos diferentes, la falta de estandarización y la aparición frecuente de artefactos durante las mediciones amenazan la validez de los resultados obtenidos. 85 Sin el uso de elastografía, la imagen de ultrasonido convencional puede usarse de manera confiable para mostrar y medir la morfología de los tejidos fasciales, como los tejidos miofasciales, ligamentos y tendones. 86Además, algunos estudios iniciales han intentado cuantificar el movimiento relativo (p. Ej., Deslizamiento de las capas fasciales y la tensión de cizallamiento) utilizando cálculos de correlación cruzada. 87

A pesar de algunas aplicaciones iniciales en tejidos miofasciales, la mayoría de los datos sobre imágenes de ultrasonido están disponibles para las mediciones de los tendones ( figura 5 ). A fines de la década de 1990, los avances en la aplicación de la ecografía en modo B permitieron cuantificar la deformación por tracción de los tendones humanos, in vivo, basada en el seguimiento de las características anatómicas en el tendón cuando se presionó por la fuerza ejercida en el músculo en serie. Durante la contracción estática. 88Desafortunadamente, la rigidez in vivo y los resultados del módulo de Young a menudo no están de acuerdo con los hallazgos de las pruebas de materiales in vitro, cuando las fuerzas y elongaciones se controlan y miden con precisión. Es probable que los errores sean causados ​​por simplificaciones de medición in vivo en la cuantificación de la deformación del tendón y la carga aplicada durante la contracción muscular estática. El primero incluye simplificaciones con respecto a la longitud de reposo del tendón, la línea de tracción y la uniformidad en las propiedades del material. El último incluye simplificaciones con respecto al efecto de la carga en la longitud del brazo del momento del tendón, el efecto de la coactivación muscular antagonista y la uniformidad en el área de la sección transversal del tendón. La mayoría de estas simplificaciones se pueden evitar mediante mediciones apropiadas para cuantificar los efectos desatendidos. Adicionalmente,89 y speckle tracking 90 tienen el potencial de mejorar sustancialmente la precisión experimental y la relevancia fisiológica de los hallazgos in vivo.

Desplazamiento del tendón medido por ultrasonido en modo B. Imágenes ecográficas del músculo tibial anterior humano (TA) en reposo (arriba) y en respuesta a la estimulación eléctrica a 75 V (medio) y 150 V (abajo). La flecha blanca indica el origen del tendón TA. Observe el cambio proximal del origen del tendón TA en la estimulación eléctrica. 88

En contraste con las pruebas estáticas de contracción muscular destinadas a evaluar la rigidez del tendón humano y el módulo de Young, el escaneo durante las actividades dinámicas se ha aplicado típicamente para documentar las deformaciones del tendón directamente, a través del análisis morfométrico en las exploraciones, 90 91 o indirectamente, a través del análisis de velocidad de propagación de ultrasonido, 92 93 Investigar la interacción entre tendón y músculo en la tarea estudiada. Estos enfoques experimentales son relativamente inmunes a los problemas causados ​​por la cuantificación errónea de las fuerzas tendinosas; sin embargo, se deben tomar las medidas adecuadas para validar la suposición de que la práctica habitual de rastrear un punto anatómico de un solo tendón, o una región del tendón limitada por el tamaño de la sonda de escaneo, puede proporcionar una imagen representativa de todo el tendón.

Perspectivas y perspectivas para futuras investigaciones : en vista de las limitaciones de los métodos de diagnóstico actuales, se justifica la investigación adicional que investigue las propiedades de medición (por ejemplo, la validez) para proporcionar recomendaciones basadas en la evidencia. Por lo tanto, dentro de la evaluación clínica de las propiedades mecánicas de los tejidos blandos, los datos recopilados deben interpretarse con precaución y, mientras no existan estándares de oro claros, una combinación de métodos parece aconsejable en lugar de centrarse exclusivamente en una técnica. Las evaluaciones basadas en ultrasonido de la capacidad de deformación del tendón en la carga han crecido en popularidad, pero pueden proporcionar conclusiones erróneas debido a varias suposiciones y aproximaciones no válidas que suelen realizarse para simplificar el protocolo experimental. La mayoría de estos errores pueden ser eliminados por medidas apropiadas.

Mecanobiología de los tejidos fasciales: efectos del ejercicio y el desuso.
Los principales principios de la metodología anterior basada en ultrasonido se han implementado en numerosos estudios durante los últimos 20 años para estudiar la adaptabilidad de los tendones humanos al ejercicio y al desuso. 94 95 Los hallazgos muestran de manera convincente que los tendones humanos responden a la aplicación de sobrecarga crónica al aumentar su rigidez ya la descarga crónica al disminuir su rigidez. Los mecanismos que sustentan estas adaptaciones incluyen cambios en el tamaño del tendón y cambios en el módulo de Young. Un hallazgo común entre los estudios es que las adaptaciones de los tendones se producen rápidamente, a las pocas semanas de la aplicación mecánica de carga / descarga. 96 97 Es importante destacar que, sin embargo, algunos estudios informan adaptaciones en el tamaño del tendón pero no en el material del tendón, 98y otros en el material del tendón pero no en el tamaño, 96 mientras que algunos reportan adaptaciones tanto en el tamaño como en el material del tendón. 99

Para estudiar la mecanobiología del tendón humano y explorar la base de las características de adaptabilidad distintas mencionadas anteriormente, a menudo se han adoptado diseños experimentales de corte transversal y longitudinal. Los diseños de sección transversal se han utilizado para los siguientes propósitos: (1) para comparar tendones sometidos a diferentes cargas habituales debido a su ubicación anatómica específica, 100 (2) para comparar tendones entre miembros con asimetría de fuerza muscular, 98 (3) para comparar tendones en humanos con diferente masa corporal pero actividades habituales similares 95 y (4) para comparar los tendones en atletas con los de individuos sedentarios. 99Los diseños de estudio (1), (2) y (3) respaldan la noción de que los ajustes en la rigidez del tendón para adaptarse a los cambios en la carga fisiológica se logran agregando o eliminando material del tendón en lugar de alterar el módulo de Young del tendón. Es importante destacar que la adición o eliminación del material del tendón no parece ocurrir siempre de manera uniforme a lo largo del tendón, sino en algunas regiones, lo que puede pasar desapercibido a menos que se examine todo el tendón. 101 En contraste con los diseños de estudio (1), (2) y (3), los hallazgos del diseño de estudio (4) muestran que las mejoras en el módulo de Young del tendón pueden ocurrir y explicar completamente, o contribuir a, el aumento de la rigidez del tendón en respuesta a la carga. Curiosamente, los estudios de intervención de entrenamiento con ejercicios también informan mejoras en el módulo de Young del tendón. 94–96En combinación, estos hallazgos indican que la rigidez del tendón a través de la alteración de su material requiere características de carga «supra-fisiológicas» (por ejemplo, en términos de magnitud de carga, frecuencia y / o duración). Una vez que se produce esta rápida adaptación y el ejercicio se convierte en una actividad diaria habitual, las alteraciones en el tamaño del tendón pueden mediar cualquier cambio adicional en la rigidez del tendón.

Perspectivas y perspectivas para futuras investigaciones.: La combinación de la ecografía con los métodos de dinamometría ha permitido evaluar la plasticidad del tendón humano in vivo en condiciones de carga mecánica alterada. Dos preguntas importantes merecen una mayor investigación. (1) ¿Cuál es el mecanismo que sustenta las diferencias regionales en la adaptabilidad del tendón en términos de tamaño del tendón? Las posibilidades que vale la pena investigar incluyen diferencias en el estrés local, el módulo local de Young, el flujo sanguíneo local y la sensibilidad a la mecanotransducción. El modelado de elementos finitos del tendón puede ser una vía apropiada para examinar las dos primeras posibilidades. (2) ¿Cuál es el factor limitante de la plasticidad del tendón para el ejercicio? Una respuesta intuitiva es que la magnitud y el curso del tiempo de la plasticidad del tendón están determinados simplemente por la cantidad y la rapidez con que la fuerza muscular en serie aumenta a medida que el músculo se adapta al aumento crónico de la carga, pero confirmar esto requiere una investigación sistemática.

Intervenciones para patologías del tejido fascial en medicina deportiva.
La disfunción del tejido fascial en el campo de la medicina deportiva rara vez se trata quirúrgicamente. Los medicamentos antiinflamatorios se utilizan para patologías de uso excesivo relacionadas con el deporte; sin embargo, pueden perjudicar la regeneración y disminuir la adaptación del tejido. 24 25 Los antibióticos inhibidores de la girasa a menudo contribuyen a una mayor probabilidad de lesiones en los tendones en los deportes. 102 Además, las inyecciones de plasma rico en plaquetas parecen tener éxito en algunos casos de tendinopatía, aunque la eficacia no es concluyente. 67 103 Existe evidencia moderada sobre el valor de la terapia de ondas de choque y la carga excéntrica en la curación del tendón. 104 105 De manera similar, el enrollado con espuma (masaje asistido por herramientas de los tejidos miofasciales) parece mejorar la flexibilidad a corto plazo y la recuperación del dolor muscular75 106 107 y disminuir la sensibilidad del punto gatillo latente. 103 Sin embargo, los mecanismos fisiológicos de estos efectos informados siguen sin estar claros, aunque la evidencia inicial sugiere aumentos en la perfusión arterial, un mayor deslizamiento de la capa fascial y una excitabilidad corticoespinal modificada después del tratamiento 108 109 (F Krause et al , presentado, 2018). Finalmente, las terapias manuales, como el masaje, la osteopatía o Rolfing (una técnica de masaje basada en lograr una alineación simétrica del cuerpo), se utilizan con frecuencia para mejorar la regeneración del tejido fascial o el rendimiento deportivo, aunque su eficacia aún está por validarse. 110 111

Perspectivas y perspectivas para futuras investigaciones : con suerte, las mejoras actuales y futuras en las metodologías de evaluación generarán investigaciones más concluyentes sobre qué modalidades de tratamiento son más prometedoras para condiciones específicas. Si bien los intereses comerciales y otros a menudo favorecen la promoción de conclusiones positivas prematuras sobre tratamientos específicos relacionados con la fascia, la aplicación estricta del rigor científico es esencial para el desarrollo de este campo prometedor.

Referencias
↵ Adstrum S , Hedley G , Schleip R , et al . Definiendo el sistema fascial . J Bodyw Mov Ther 2017 ; 21 : 173 – 7 . doi: 10.1016 / j.jbmt.2016.11.003 Google Académico
↵ Ljungqvist A , Schwellnus MP , Bachl N , et al . Declaración de consenso del comité olímpico internacional: bases moleculares del tejido conectivo y lesiones musculares en el deporte . Clin Sports Med 2008 ; 27 : 231 – 9 . doi: 10.1016 / j.csm.2007.10.007 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Wilke J , Schleip R , Klingler W , et al . La fascia lumbodorsal como fuente potencial de dolor lumbar: una revisión narrativa . Biomed Res Int 2017 ; 2017 : 1 – 6 . Doi: 10.1155 / 2017/5349620 Google Académico
↵ Chen B , Ji b , Gao H . Modelado de la mecanosensación activa en interacciones célula-matriz . Annu Rev Biophys 2015 ; 44 : 1 – 32 . doi: 10.1146 / annurev-biophys-051013-023102 CrossRef Google Scholar
↵ Suhr F , Brixius K , Bloch W . Modulación angiogénica y vascular por productos de escisión de matriz extracelular . Curr Pharm Des 2009 ; 15 : 389 – 410 . doi: 10.2174 / 138161209787315756 CrossRef PubMed Google Académico
↵ O’Reilly MS , Boehm T , Shing Y , et al . Endostatina: un inhibidor endógeno de la angiogénesis y el crecimiento tumoral . Cell 1997 ; 88 : 277 – 85 . doi: 10.1016 / S0092-8674 (00) 81848-6 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Bloch W , Huggel K , Sasaki T , et al . El inhibidor de la angiogénesis endostatina altera la maduración de los vasos sanguíneos durante la cicatrización . Faseb J 2000 ; 14 : 2373 – 6 . doi: 10.1096 / fj.00-0490fje PubMed Web of Science Google Académico
↵ Wenzel D , Schmidt A , Reimann K , et al . La endostatina, el fragmento proteolítico del colágeno XVIII, induce vasorelaxation . Circ Res 2006 ; 98 : 1203 – 11 . doi: 10.1161 / 01.RES.0000219899.93384.ed Resumen / texto completo GRATUITO de Google Académico
↵ Zügel M , Qiu S , Laszlo R , et al. . El papel del sexo, la adiposidad y la gonadectomía en la regulación de la secreción de irisina . Endocrino 2016 ; 54 : 101 – 10 . doi: 10.1007 / s12020-016-0913-x Google Académico
↵ Kjaer M , Langberg H , Heinemeier K , et al. . Desde la carga mecánica hasta la síntesis de colágeno, los cambios estructurales y la función en el tendón humano . Scand J Med Sci Sports 2009 ; 19 : 500 – 10 . doi: 10.1111 / j.1600-0838.2009.00986.x CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Miller BF , Hansen M , Olesen JL , et al. . Síntesis de colágeno tendón en reposo y después del ejercicio en mujeres . J Appl Physiol 2007 ; 102 : 541 – 6 . doi: 10.1152 / japplphysiol.00797.2006 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Magnusson SP , Hansen M , Langberg H , et al . La adaptabilidad del tendón a la carga difiere en hombres y mujeres . Int J Exp Pathol 2007 ; 88 : 237 – 40 . doi: 10.1111 / j.1365-2613.2007.00551.x CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Fede c , Albertin G , Petrelli L , et al . Expresión del receptor hormonal en tejido fascial humano . Eur J Histochem 2016 ; 60 : 2710 . doi: 10.4081 / ejh.2016.2710 Google Académico
↵ Hansen M , Kongsgaard M , Holm L , et al . Efecto del estrógeno en la síntesis de colágeno tendinoso, características estructurales del tendón y propiedades biomecánicas en mujeres posmenopáusicas . J Appl Physiol 2009 ; 106 : 1385 – 93 . doi: 10.1152 / japplphysiol.90935.2008 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Hansen M , Miller BF , Holm L , et al . Efecto de la administración de anticonceptivos orales in vivo sobre la síntesis de colágeno en el tendón y el tejido conjuntivo muscular en mujeres jóvenes . J Appl Physiol 2009 ; 106 : 1435 – 43 . doi: 10.1152 / japplphysiol.90933.2008 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Pavan PG , Stecco A , Stern R , et al . Conexiones dolorosas: densificación versus fibrosis de la fascia . Curr Pain Headache Rep 2014 ; 18 : 441 . doi: 10.1007 / s11916-014-0441-4 Google Académico
↵ Zhang C , Gao Y . Efectos del envejecimiento sobre la transmisión lateral de la fuerza en el músculo esquelético de la rata . J Biomech 2014 ; 47 : 944 – 8 . doi: 10.1016 / j.jbiomech.2014.01.026 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Kragstrup TW , Kjaer M , Mackey AL . Cambios estructurales, bioquímicos, celulares y funcionales en la matriz extracelular del músculo esquelético con el envejecimiento . Scand J Med Sci Sports 2011 ; 21 : 749 – 57 . doi: 10.1111 / j.1600-0838.2011.01377.x CrossRef PubMed Google Académico
↵ Franceschi C , Campisi j . Inflamación crónica (inflamaciones) y su posible contribución a enfermedades asociadas con la edad . J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2014 ; 69 ( Suppl 1 ): S4 – S9 . doi: 10.1093 / gerona / glu057 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Calvo s , Simon HG . El ambiente bioquímico y mecánico regula cooperativamente la regeneración del músculo esquelético . Faseb J 2012 ; 26 : 2538 – 45 . doi: 10.1096 / fj.11-200162 PubMed Google Scholar
↵ Pagel CN , Wasgewatte Wijesinghe DK , Taghavi Esfandouni N , et al . Osteopontina, inflamación y miogénesis: influye en la regeneración, la fibrosis y el tamaño del músculo esquelético . J Cell Commun Signal 2014 ; 8 : 95 – 103 . doi: 10.1007 / s12079-013-0217-3 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Shireman PK , Contreras-Shannon V , Ochoa O , et al. . La deficiencia de MCP-1 causa inflamación alterada con deterioro de la regeneración del músculo esquelético . J Leukoc Biol 2007 ; 81 : 775 – 85 . doi: 10.1189 / jlb.0506356 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Wang H , Melton DW , Porter L , et al. . La transición del fenotipo de macrófagos alterados perjudica la regeneración del músculo esquelético . Am J Pathol 2014 ; 184 : 1167 – 84 . doi: 10.1016 / j.ajpath.2013.12.020 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Mackey AL , Kjaer M , Dandanell S , et al. . La influencia de los medicamentos antiinflamatorios en las respuestas de las células precursoras miógenas inducidas por el ejercicio en los seres humanos . J Appl Physiol 2007 ; 103 : 425 – 31 . doi: 10.1152 / japplphysiol.00157.2007 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Christensen B , Dandanell S , Kjaer M , et al. . Efecto de la medicación antiinflamatoria en el aumento inducido por la carrera en la síntesis de colágeno del tendón de la rótula en humanos . J Appl Physiol 2011 ; 110 : 137 – 41 . doi: 10.1152 / japplphysiol.00942.2010 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Mackey AL , Rasmussen LK , Kadi F , et al. . La activación de las células satélite y la regeneración del músculo esquelético humano se aceleran mediante la ingestión de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos . Faseb J 2016 ; 30 : 2266 – 81 . doi: 10.1096 / fj.201500198R CrossRef PubMed Google Académico
↵ Trappe TA , Carroll CC , Dickinson JM , et al . Influencia del paracetamol y el ibuprofeno en las adaptaciones del músculo esquelético al ejercicio de resistencia en adultos mayores . Am J Physiol Regul Integr Comp Physiol 2011 ; 300 : R655 – R662 . doi: 10.1152 / ajpregu.00611.2010 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Tidball JG . Fuerza de transmisión a través de las membranas de las células musculares . J Biomech 1991 ; 24 ( supl. 1 ): 43 – 52 . doi: 10.1016 / 0021-9290 (91) 90376-X CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ HUIJING PA . Transmisión de fuerza miofascial intra, extra e intermuscular de sinergistas y antagonistas: efectos de la longitud del músculo y de la posición relativa . J Mech Med Biol 2002 ; 02 : 405 – 19 . doi: 10.1142 / S0219519402000496 Google Académico
↵ Bojsen-Møller J , Schwartz S , Kalliokoski KK , et al. . Transmisión de fuerza intermuscular entre los músculos del flexor plantar humano in vivo . J Appl Physiol 2010 ; 109 : 1.608 mil – 18 . doi: 10.1152 / japplphysiol.01381.2009 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Huijing PA , Yaman A , Ozturk C , et al . Efectos del ángulo de la articulación de la rodilla en las tensiones globales y locales dentro del músculo tríceps sura humano: análisis de IRM que indica la transmisión in vivo de la fuerza miofascial entre músculos sinérgicos . Surg Radiol Anat 2011 ; 33 : 869 – 79 . doi: 10.1007 / s00276-011-0863-1 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Tian M , Herbert RD , Hoang P , et al . Transmisión de la fuerza miofascial entre el sóleo humano y los músculos gastrocnemios durante el movimiento pasivo de la rodilla . J Appl Physiol 2012 ; 113 : 517 – 23 . doi: 10.1152 / japplphysiol.00111.2012 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Yaman A , Ozturk C , Huijing PA , et al . Evaluación de imágenes de resonancia magnética de las interacciones mecánicas entre los músculos de la parte inferior de la pierna humana in vivo . J Biomech Eng 2013 ; 135 : 091003 . doi: 10.1115 / 1.4024573 Google Académico
↵ Herbert RD , Hoang PD , Gandevia SC . ¿Son los músculos mecánicamente independientes? J Appl Physiol 2008 ; 104 : 1549 – 50 . doi: 10.1152 / japplphysiol.90511.2008 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Maas H , Sandercock T . Fuerza la transmisión entre los músculos esqueléticos sinérgicos a través de los enlaces del tejido conectivo . J Biomed Biotechnol 2010 .Google Académico
↵ Bernabei M , van Dieën JH , Maas h . Interacción mecánica alterada entre los flexores plantares de rata debido a cambios en la conectividad intermuscular . Scand J Med Sci Sports 2017 ; 27 : 177 – 87 . doi: 10.1111 / sms.12644 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Smeulders MJ , Kreulen M . Transmisión de fuerza miofascial y transferencia de tendón para pacientes que sufren parálisis espástica: una revisión y algunas nuevas observaciones . J Electromyogr Kinesiol 2007 ; 17 : 644 – 56 . doi: 10.1016 / j.jelekin.2007.02.002 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Yucesoy CA , Huijing PA . Los efectos sustanciales de la transmisión de la fuerza miofascial epimuscular en la mecánica muscular tienen implicaciones importantes en el músculo espástico y la cirugía de recuperación . J Electromyogr Kinesiol 2007 ; 17 : 664 – 79 . doi: 10.1016 / j.jelekin.2007.02.008 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Huijing PA , Voermans NC , Baan GC , et al. . Características musculares y transmisión de la fuerza miofascial alterada en ratones deficientes en tenascina-X, un modelo de ratón del síndrome de Ehlers-Danlos . J Appl Physiol 2010 ; 109 : 986 – 95 . doi: 10.1152 / japplphysiol.00723.2009 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Hinz B , Phan SH , Thannickal VJ , et al. . Desarrollos recientes en la biología de los miofibroblastos: paradigmas para la remodelación del tejido conectivo . Am J Pathol 2012 ; 180 : 1340 – 55 . doi: 10.1016 / j.ajpath.2012.02.004 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Schleip R , Duerselen L , Vleeming A , et al . Endurecimiento por tensión de la fascia: el estiramiento estático de los tejidos conectivos fibrosos densos puede inducir un aumento temporal de la rigidez acompañado de una mayor hidratación de la matriz . J Bodyw Mov Ther 2012 ; 16 : 94 – 100 . doi: 10.1016 / j.jbmt.2011.09.003 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Kääriäinen M , Järvinen T , Järvinen M , et al . Relación entre las miofibras y el tejido conectivo durante la reparación de la lesión muscular . Scand J Med Sci Sports 2000 ; 10 : 332 – 7 . doi: 10.1034 / j.1600-0838.2000.010006332.x CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Smith LR , Lee KS , Ward SR , et al . Las contracturas de los músculos isquiotibiales en niños con parálisis cerebral espástica resultan de una matriz extracelular más rígida y de una mayor longitud del sarcomero in vivo . J Physiol 2011 ; 589 : 2625 – 39 . doi: 10.1113 / jphysiol.2010.203364 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Ramaswamy KS , Palmer ML , van der Meulen JH , y otros . La transmisión lateral de la fuerza se altera en los músculos esqueléticos de ratones distróficos y ratas muy viejas . J Physiol 2011 ; 589 : 1195 – 208 . doi: 10.1113 / jphysiol.2010.201921 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Wilke J , Krause F , Vogt L , et al . En qué se basa la evidencia sobre las cadenas miofasciales: una revisión sistemática . Arch Phys Med Rehabil 2016 ; 97 : 454 – 61 . doi: 10.1016 / j.apmr.2015.07.023 Google Académico
↵ Vleeming A , Pool-Goudzwaard AL , Stoeckart R , et al . La capa posterior de la fascia toracolumbar. Su función en la transferencia de carga de la columna vertebral a las piernas . Spine 1995 ; 20 : 753 – 8 . doi: 10.1097 / 00007632-199504000-00001 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Yucesoy CA , Baan GC , Koopman BH , et al. . Las conexiones epimusculares pre-tensadas causan que la transmisión de la fuerza miofascial muscular afecte las propiedades de los músculos sinérgicos de EHL y EDL de la rata . J Biomech Eng 2005 ; 127 : 819 – 28 . doi: 10.1115 / 1.1992523 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Stecco A , Antonio S , Gilliar W , et al . La relación anatómica y funcional entre el glúteo máximo y la fascia lata . J Bodyw Mov Ther 2013 ; 17 : 512 – 7 . doi: 10.1016 / j.jbmt.2013.04.004 Google Académico
↵ Wilke J , Niederer D , Vogt L , et al . Efectos remotos del estiramiento de las extremidades inferiores: ¿evidencia preliminar de conectividad miofascial? J Sports Sci 2016 ; 34 : 2145 – 8 . doi: 10.1080 / 02640414.2016.1179776 Google Académico
↵ Wilke J , Vogt L , Niederer D , et al. . ¿El estiramiento remoto basado en cadenas miofasciales es tan efectivo como el ejercicio local? Un ensayo controlado aleatorio . J Sports Sci 2017 ; 35 . doi: 10.1080 / 02640414.2016.1251606 Google Académico
↵ Mooney V , Pozos r , Vleeming A , et al . Tratamiento de ejercicio para el dolor sacroilíaco . Ortopedia 2001 ; 24 : 29 – 32 .Google Académico
↵ Fedorczyk JM , Barr AE , Rani S , et al. . Aumentos dependientes de la exposición en IL-1beta, sustancia P, CTGF y tendinosis en los tendones del flexor de los dedos con lesión por esfuerzo repetitivo en la extremidad superior . J Orthop Res 2010 ; 28 : 298 – 307 . doi: 10.1002 / jor.20984 PubMed Google Scholar
↵ Barr AE , Barbe MF . La inflamación reduce la tolerancia fisiológica del tejido en el desarrollo de trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo . J Electromyogr Kinesiol 2004 ; 14 : 77 – 85 . doi: 10.1016 / j.jelekin.2003.09.008 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Gao HG , Fisher PW , Lambi AG , et al. . Aumento del suero y proteínas fibrogénicas musculotendinosas después de una inflamación persistente de bajo grado en un modelo de rata de uso excesivo a largo plazo de las extremidades superiores . PLoS One 2013 ; 8 : e71875 . doi: 10.1371 / journal.pone.0071875 Google Académico
↵ Barbe MF , Gallagher S , Popoff SN . Los biomarcadores séricos como factores predictivos del estadio de los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo . J Am Acad Orthop Surg 2013 ; 21 : 644 – 6 . doi: 10.5435 / JAAOS-21-10-644 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Frara N , Fisher PW , Zhao Y , et al . La sustancia P aumenta la CCN2 dependiente de TGF-beta, pero el colágeno tipo I a través de las vías dependientes e independientes de TGF-beta1 en los tenocitos . Investigación del tejido conectivo 2017 .Google Académico
↵ Driscoll M , Blyum L . La presencia de blindaje fisiológico contra el estrés en el ciclo degenerativo de los trastornos musculoesqueléticos . J Bodyw Mov Ther 2011 ; 15 : 335 – 42 . doi: 10.1016 / j.jbmt.2010.05.002 PubMed Google Scholar
↵ Fisher PW , Zhao Y , Rico MC , et al. . El aumento de CCN2, la sustancia P y la fibrosis tisular están asociados con disminuciones sensoriomotoras en un modelo de rata de lesión por uso excesivo repetitivo . J Cell Commun Signal 2015 ; 9 : 37 – 54 . doi: 10.1007 / s12079-015-0263-0 Google Académico
↵ Xin DL , Hadrévi J , Elliott ME , et al . Efectividad de las intervenciones conservadoras para los comportamientos de enfermedad y dolor inducidos por una tarea de extremidad superior de alta fuerza de alta repetición . BMC Neurosci 2017 ; 18 : 36 . doi: 10.1186 / s12868-017-0354-3 Google Académico
↵ Wang H , Schiltenwolf M , Buchner M . El papel del TNF-alfa en pacientes con dolor lumbar crónico: un estudio longitudinal prospectivo comparativo . Clin J Pain 2008 ; 24 : 273 – 8 . doi: 10.1097 / AJP.0b013e31816111d3 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Klyne DM , Barbe MF , Van den Hoorn W , et al. . PREMIO ISSLS EN CIENCIA CLÍNICA 2018: análisis longitudinal de factores inflamatorios, psicológicos y relacionados con el sueño después de un episodio agudo de dolor lumbar: lo bueno, lo malo y lo feo . Eur Spine J 2018 ; 27 : 763 – 77 . doi: 10.1007 / s00586-018-5490-7 Google Académico
↵ Gerber C , Meyer DC , Schneeberger AG , et al. . Efecto de la liberación del tendón y la reparación tardía en la estructura de los músculos del manguito rotador: un estudio experimental en ovejas . J Bone Joint Surg Am 2004 ; 86-A : 1973 – 82 . doi: 10.2106 / 00004623-200409000-00016 Resumen / texto completo GRATUITO de Google Académico
↵ Hodges P , Holm AK , Hansson T , et al. . La atrofia rápida del multifidio lumbar sigue a un disco experimental o lesión de la raíz nerviosa . Spine 2006 ; 31 : 2926 – 33 . Doi: 10.1097 / 01.brs.0000248453.51165.0b CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Hides JA , Stokes MJ , Saide M , et al . Evidencia de pérdida de músculo lumbar multifidus ipsilateral a los síntomas en pacientes con dolor lumbar agudo / subagudo . Spine 1994 ; 19 : 165 – 72 . doi: 10.1097 / 00007632-199401001-00009 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Hodges PW , Galea MP , Holm S , et al . La excitabilidad corticomotora de los músculos de la espalda se ve afectada por la lesión del disco intervertebral en cerdos . Eur J Neurosci 2009 ; 29 : 1490 – 500 . doi: 10.1111 / j.1460-9568.2009.06670.x CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Hodges PW , James G , Blomster L , et al . Los cambios musculares multifásicos después de una lesión en la espalda se caracterizan por una remodelación estructural del tejido muscular, adiposo y conectivo, pero no atrofia muscular: evidencia molecular y morfológica . Spine 2015 ; 40 : 1057 – 71 . doi: 10.1097 / BRS.0000000000000972 Google Académico
↵ James G , Sluka KA , Blomster L , et al . La polarización de los macrófagos contribuye a la inflamación local y al cambio estructural en el músculo multifidio después de la lesión del disco intervertebral . European Spine Journal 2018 ; 380 . doi: 10.1007 / s00586-018-5652-7 Google Académico
↵ Hodges PW , James G , Blomster L , et al . ¿Puede la expresión del gen de la citocina proinflamatoria explicar los cambios en la fibra muscular multifidus después de una lesión de disco intervertebral? Spine 2014 ; 39 : 1010 – 7 . doi: 10.1097 / BRS.0000000000000318 Google Académico
↵ Bas S , Finckh A , Puskas GJ , et al. . Las adipocinas se correlacionan con el dolor en la osteoartritis de las extremidades inferiores: diferentes asociaciones en la cadera y la rodilla . Int Orthop 2014 ; 38 : 2577 – 83 . doi: 10.1007 / s00264-014-2416-9 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Abdelmagid SM , Barr AE , Rico M , et al . Realización de tareas repetitivas induce la disminución de la fuerza de prensión y el aumento de proteínas en el músculo esquelético fibrogénicos: papel de la fuerza y la inflamación . PLoS One 2012 ; 7 : e38359 . doi: 10.1371 / journal.pone.0038359 Google Académico
↵ Berrueta L , Muskaj I , Olenich S , et al. . El estiramiento afecta la resolución de la inflamación en el tejido conectivo . J Cell Physiol 2016 ; 231 : 1621 – 7 . doi: 10.1002 / jcp.25263 Google Académico
↵ Bove GM , Harris MY , Zhao H , et al . La terapia manual como un tratamiento eficaz para la fibrosis en un modelo de rata de lesión por sobreuso de extremidades superiores . J Neurol Sci 2016 ; 361 : 168 – 80 . doi: 10.1016 / j.jns.2015.12.029 Google Académico
↵ O’leary S , Jull G , Van Wyk L , et al. . Los cambios morfológicos en los músculos cervicales de las mujeres con latigazo crónico pueden modificarse con el ejercicio: un estudio piloto . Muscle Nerve 2015 ; 52 : 772 – 9 . doi: 10.1002 / mus.24612 Google Académico
↵ Hides JA , Richardson CA , Jull GA . La recuperación del músculo multífido no es automática después de la resolución del dolor lumbar agudo de primer episodio . Spine 1996 ; 21 : 2763 – 9 . doi: 10.1097 / 00007632-199612010-00011 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ James G , Millecamps M , Stone LS , et al. . Desregulación de los mediadores inflamatorios en el músculo multífido después de la degeneración espontánea del disco intervertebral Los ratones SPARC-nulos se mejoran con la actividad física . Columna 2018 : 1 . doi: 10.1097 / BRS.0000000000002656 Google Académico
↵ Langevin HM , Sherman kj . Modelo fisiopatológico para el dolor lumbar crónico que integra el tejido conjuntivo y los mecanismos del sistema nervioso . Med Hipótesis 2007 ; 68 : 74 – 80 . doi: 10.1016 / j.mehy.2006.06.033 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Schleip R , Wilke J , Schreiner S , et al. . Las muestras de tejido miofascial derivadas de la biopsia con aguja son suficientes para la cuantificación de la densidad de los miofibroblastos . Clin Anat 2018 ; 31 : 368 – 72 . doi: 10.1002 / ca.23040 Google Académico
↵ Jaffrin MI , Morel h . Mediciones de volúmenes de fluidos corporales por impedancia: una revisión de los métodos de espectrometría de bioimpedancia (BIS) y análisis de bioimpedancia (BIA) . Med Eng Phys 2008 ; 30 : 1257 – 69 . doi: 10.1016 / j.medengphy.2008.06.009 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Seffinger MA , Najm WI , Mishra SI , et al. . Fiabilidad de la palpación espinal para el diagnóstico del dolor de espalda y cuello: una revisión sistemática de la literatura . Spine 2004 ; 29 : E413 – 25 .CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Stochkendahl MJ , Christensen HW , Hartvigsen J , et al . Examen manual de la columna vertebral: una revisión sistemática crítica de la literatura de reproducibilidad . J Manipulative Physiol Ther 2006 ; 29 : 475 – 85 . doi: 10.1016 / j.jmpt.2006.06.011 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Wilke J , Vogt L , Pfarr T , et al. 2018 . Confiabilidad y validez de un medidor de cumplimiento de tejidos semi-electrónico para evaluar la rigidez muscular . J Volver Musculoskel Rehabil . doi: 10.3233 / BMR-170871 Google Académico
↵ Fischer AA . Medidor de cumplimiento de tejidos para la documentación objetiva y cuantitativa de la consistencia y patología de los tejidos blandos . Arch Phys Med Rehabil 1987 ; 68 : 122 – 5 .PubMed Web of Science Google Académico
↵ Wilke J , Banzer W . Cribado no invasivo de tejidos fasciales: una revisión narrativa . Phys Med Rehab Kurort 2014 ; 24 : 117 – 24 .Google Académico
↵ Finnoff JT , Hall MM , Adams E , et al . Declaración de posición de la Sociedad Médica Americana de Medicina Deportiva (AMSSM): ecografía musculoesquelética intervencionista en medicina deportiva . Br J Sports Med 2015 ; 49 : 145 – 50 . doi: 10.1136 / bjsports-2014-094219 Resumen / texto completo GRATUITO de Google Académico
↵ Drakonaki EE , Allen GM , Wilson DJ . Elastografía ecográfica para aplicaciones musculoesqueléticas . Br J Radiol 2012 ; 85 : 1435 – 45 . doi: 10.1259 / bjr / 93042867 Resumen / texto completo GRATUITO de Google Académico
↵ Mc Auliffe S , Mc Creesh K , Purtill H , et al . Una revisión sistemática de la confiabilidad de las imágenes de ultrasonido de diagnóstico para medir el tamaño del tendón: ¿Es el error clínicamente aceptable? Phys Ther Sport 2017 ; 26 : S146630207 – 3 . doi: 10.1016 / j.ptsp.2016.12.002 Google Académico
↵ Langevin HM , Fox JR , Koptiuch C , et al. . Reducción de la tensión de corte de la fascia toracolumbar en el dolor lumbar crónico humano . BMC Musculoskelet Disord 2011 ; 12 : 203 . doi: 10.1186 / 1471-2474-12-203 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Maganaris CN , Paul JP . Propiedades mecánicas del tendón humano in vivo . J Physiol 1999 ; 521 : 307 – 13 . doi: 10.1111 / j.1469-7793.1999.00307.x CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ DeWall RJ , Slane LC , Lee KS , et al . Variaciones espaciales en la velocidad de la onda cortante del tendón de Aquiles . J Biomech 2014 ; 47 : 2685 – 92 . doi: 10.1016 / j.jbiomech.2014.05.008 Google Académico
↵ Slane LC , Thelen DG . Los patrones de desplazamiento del tendón de Aquiles durante el estiramiento pasivo y la carga excéntrica se alteran en adultos de mediana edad . Med Eng Phys 2015 ; 37 : 712 – 6 . doi: 10.1016 / j.medengphy.2015.04.004 CrossRef Google Scholar
↵ Fukunaga T , Kawakami Y , Kubo K , et al. . Interacción de músculos y tendones durante los movimientos humanos . Exerc Sport Sci Rev 2002 ; 30 : 106 – 10 . doi: 10.1097 / 00003677-200207000-00003 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Wulf M , Vistiendo SC , Hooper SL , et al. . Patrones de carga del tendón de Aquiles durante la marcha descalza y la marcha lenta en una cinta de correr: un estudio de propagación ultrasónica . Scand J Med Sci Sports 2015 ; 25 : 868 – 75 . doi: 10.1111 / sms.12455 Google Académico
↵ Vistiendo SC , Hooper SL , Smeathers JE , et al. . La tendinopatía altera la transmisión de ultrasonido en el tendón patelar durante la sentadilla . Scand J Med Sci Sports 2016 ; 26 : 1415 – 22 . doi: 10.1111 / sms.12602 Google Académico
↵ Arampatzis A , Karamanidis K , Mademli L , et al . Plasticidad del tendón humano a cargas mecánicas a corto y largo plazo . Exerc Sport Sci Rev 2009 ; 37 : 66 – 72 . doi: 10.1097 / JES.0b013e31819c2e1d PubMed Google Scholar
↵ Wiesinger HP , Kösters A , Müller E , et al . Efectos del aumento de la carga en las propiedades del tendón in vivo: una revisión sistemática . Med Sci Sports Exerc 2015 ; 47 : 1885 – 95 . doi: 10.1249 / MSS.0000000000000603 CrossRef Google Scholar
↵ Reeves ND , Maganaris CN , Narici MV . Efecto del entrenamiento de fuerza en las propiedades mecánicas del tendón de la rótula humana en personas mayores . J Physiol 2003 ; 548 : 971 – 81 . doi: 10.1113 / jphysiol.2002.035576 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Epro G , Mierau A , Doerner J , et al . El tendón de Aquiles es mecanosensible en adultos mayores: adaptaciones después de 14 semanas versus 1.5 años de ejercicio de esfuerzo cíclico . J Exp Biol 2017 ; 220 : 1,008 – 18 . doi: 10.1242 / jeb.146407 Resumen / texto completo GRATUITO de Google Académico
↵ Cuppé c , Kongsgaard M , Aagaard P , et al. . La carga habitual produce hipertrofia del tendón y aumento de la rigidez del tendón patelar humano . J Appl Physiol 2008 ; 105 : 805 – 10 . doi: 10.1152 / japplphysiol.90361.2008 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Stenroth L , Cronin NJ , Peltonen J , et al . Propiedades del tendón muscular del tríceps sura en atletas mayores entrenados en resistencia y sprint . J Appl Physiol 2016 ; 120 : 63 – 9 . doi: 10.1152 / japplphysiol.00511.2015 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Maganaris CN , Paul JP . Propiedades de tracción del tendón del gastrocnemio humano in vivo . J Biomech 2002 ; 35 : 1639 – 46 . Doi: 10.1016 / S0021-9290 (02) 00240-3 CrossRef PubMed Web of Science Google Académico
↵ Maganaris CN , Chatzistergos p , Reeves ND , et al . Cuantificación de los campos de tensión-tensión interna en el tendón humano: desentrañar los mecanismos que subyacen en las adaptaciones regionales del tendón y las malas adaptaciones a la carga mecánica y la efectividad del ejercicio terapéutico excéntrico . Front Physiol 2017 ; 8 : 91 . doi: 10.3389 / fphys.2017.00091 Google Académico
↵ Lewis T , Cocinar j . Fluoroquinolonas y tendinopatía: una guía para atletas y profesionales del deporte y una revisión sistemática de la literatura . J Athl Train 2014 ; 49 : 422 – 7 . doi: 10.4085 / 1062-6050-49.2.09 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Wilke J , Vogt L , Banzer W . Efectos inmediatos de la auto-miofascial en la sensibilidad del punto gatillo latente: un ensayo aleatorizado controlado con placebo . Biol Sport . En prensa .Google Académico
↵ Velocidad c . Una revisión sistemática de las terapias de ondas de choque en condiciones de tejidos blandos: centrándose en la evidencia . Br J Sports Med 2014 ; 48 : 1538 – 42 . doi: 10.1136 / bjsports-2012-091961 Resumen / texto completo GRATUITO de Google Académico
↵ Douglas J , Pearson S , Ross A , et al . Adaptaciones crónicas al entrenamiento excéntrico: una revisión sistemática . Sports Med 2017 ; 47 : 917 – 41 . doi: 10.1007 / s40279-016-0628-4 Google Académico
↵ Schroeder AN , Mejor TM . ¿Es el lanzamiento miofascial una estrategia efectiva de recuperación y ejercicio previo? Una revisión de la literatura . Curr Sports Med Rep 2015 ; 14 : 747 – 58 . doi: 10.1249 / JSR.0000000000000148 Google Académico
↵ Schroeder AN , Mejor TM . ¿Es el lanzamiento miofascial una estrategia efectiva de recuperación y ejercicio previo? Una revisión de la literatura . Curr Sports Med Rep 2015 ; 14 : 200 – 8 . doi: 10.1249 / JSR.0000000000000148 Google Académico
↵ Aboodarda SJ , Greene RM , Philpott DT , et al . El efecto del masaje rodante sobre la excitabilidad de la vía corticoespinal . Appl Physiol Nutr Metab 2018 ; 43 . doi: 10.1139 / apnm-2017-0408 Google Académico
↵ Hotfiel T , Swoboda B , Krinner S , et al. . Efectos agudos del rodamiento de espuma lateral del muslo en la perfusión del tejido arterial determinado por el doppler espectral y el ultrasonido doppler de potencia . J Strength Cond Res 2017 ; 31 : 893 – 900 . doi: 10.1519 / JSC.0000000000001616 Google Académico
↵ Franke H , Franke JD , Freidora G . Tratamiento osteopático de manipulación para el dolor lumbar inespecífico: una revisión sistemática y un metanálisis . BMC Musculoskelet Disord 2014 ; 15 : 286 . doi: 10.1186 / 1471-2474-15-286 CrossRef PubMed Google Académico
↵ Jacobson e . Integración estructural, método alternativo de terapia manual y educación sensoriomotora . J Altern Complement Med 2011 ; 17 : 891 – 9 . doi: 10.1089 / acm.2010.0258 PubMed Google Scholar

Twitter
https://twitter.com/EsencialNatura/

Instagran:
https://www.instagram.com/esencialnatura/

New group Acupuncture and Natural Medicine

https://www.facebook.com/groups/765343846862336/

Grupo Infonatural ¡únete!
https://www.facebook.com/groups/infonatural/

<3 Enterate de todos los cursos gratuitos, solidarios. Atención medicas, eventos humanitarios ¡Conectate!

https://www.facebook.com/groups/480309808728294/

Grupo Acupuntura Natural – Natural Acupuncture

https://www.facebook.com/groups/acupunturanatural

Esencial + ¡Mira!
http://www.youtube.com/esencialnatura

Red de amigos:
https://www.facebook.com/esencialnatura

Email: esencialnatura@gmail.com

Tlf y Watsapp + 34 633321939

http://www.esencialnatura.com

Commentarios

commentario

abril 10, 2019 By : Categoría : Anatomia,Asociacion Internacional,Biblioteca,informes,Medicina Natural Tags:, , , , , ,
0 Comment Imprimir
Bookmark :

Comments are closed.

Hola :-)
Powered by