La acupuntura supera a la droga para aliviar la gota

La acupuntura supera a la droga para aliviar la gota

La acupuntura es más efectiva que un medicamento popular para el tratamiento de la gota, un tipo de artritis que involucra dolor e inflamación debido a la acumulación de cristales de ácido úrico en una articulación. Los investigadores del Hospital Dongguan Tangxia Guanhua compararon la eficacia de la acupuntura con la indometacina (un medicamento antiinflamatorio no esteroideo) para el tratamiento de la gota. La acupuntura produjo una tasa efectiva total más alta que la medicación, incluidas mayores reducciones en el dolor, la hinchazón y el enrojecimiento. [1]

Las medidas de resultado del estudio incluyeron una VAS (escala analógica visual) para el dolor, los niveles séricos de ácido úrico y la quimiocina proinflamatoria IL-8 (interleucina 8), y las temperaturas promedio de las articulaciones afectadas. Tanto la acupuntura como los grupos de fármacos experimentaron mejoras después del tratamiento y ambos mostraron mejoras en los síntomas clínicos, como la movilidad articular, la función, el enrojecimiento y la hinchazón.

Las mejoras en los síntomas clínicos fueron significativamente mayores en el grupo de acupuntura (p <0.05) y la tasa efectiva total en el grupo de acupuntura fue de 86.96%, en comparación con 69.57% en el grupo de fármacos. La acupuntura también causó menos reacciones adversas, con una incidencia de solo 2.17% en comparación con 23.91% en el grupo de fármacos.

Un total de 92 pacientes con artritis gotosa aguda se asignaron al grupo de fármacos o al grupo de acupuntura mediante una tabla digital aleatoria. El grupo de fármacos estuvo compuesto por 41 pacientes masculinos y 5 femeninos, con edades entre 23 y 60 años (edad promedio 49.7 años). El grupo de acupuntura estaba compuesto por 42 pacientes masculinos y 4 femeninos, con edades entre 19 y 60 años (edad promedio 48.6 años). No hubo diferencias estadísticamente significativas en las características iniciales entre los dos grupos (p> 0.05) al inicio del ensayo clínico en humanos.

Los criterios de inclusión consistieron en un diagnóstico clínico de artritis gotosa según los criterios establecidos por el American College of Rheumatology 2001 Revised Guidelines, un brote agudo de síntomas y pacientes prospectivos que no recibieron tratamiento previo para la artritis gotosa. Los pacientes debían tener entre 18 y 60 años de edad y proporcionar un consentimiento informado para participar en el estudio. Los criterios de exclusión fueron artritis de tipo reumático o de humedad del viento, enfermedad concurrente del corazón, hígado, riñón o pulmón, trastornos hematológicos, trastornos psicológicos y alergia a la medicación utilizada en el estudio.

Atención al
paciente A todos los pacientes se les dio un estilo de vida estandarizado y consejos dietéticos para ayudarlos a controlar su condición. Esto incluía reducir su ingesta dietética de alimentos con alto contenido de purinas, carnes orgánicas y alcohol. Se aconsejó a los pacientes que evitaran el estrés, la exposición a temperaturas frías y el exceso de trabajo. Todos los pacientes fueron aconsejados para aumentar el consumo de agua.

A los pacientes del grupo farmacológico se les prescribieron comprimidos de 75 mg recubiertos de indometacina que se tomarían dos veces al día durante 10 días. Los pacientes en el grupo de acupuntura no recibieron el tratamiento farmacológico, pero recibieron un tratamiento de acupuntura en los siguientes puntos de acupuntura primarios:

  • Zusanli (ST36)
  • Sanyinjiao (SP6)
  • Yinlingquan (SP9)
  • Quchi (LI11)
  • Puntos de ashi

Los puntos fueron punzados bilateralmente, con la excepción de los puntos de ashi que se punzaron solo en el lado afectado. Además de los puntos primarios, los puntos secundarios se utilizaron de acuerdo con la articulación afectada de cada paciente.

  • Para los 21 pacientes con dolor de rodilla, se agregaron Yanglingquan (GB34), Xuehai (SP10) y Xiyan (MNLE16).
  • Para los cinco pacientes con dolor de codo, se agregó Hegu (LI4).
  • Para los 19 pacientes con dolor de tobillo, se agregaron Kunlun (BL60) y Jiexi (ST41).
  • Para un paciente con dolor en la muñeca, se agregaron Yangchi (TB4), Waiguan (TB5) y Hegu (LI4).

Los pacientes fueron tratados en posición supina con agujas de acupuntura desechables de un solo uso. Las agujas filiformes se insertaron después de la desinfección de rutina y, después de obtener deqi, se manipularon con una técnica de refuerzo y reducción que incorporaba técnicas de levantamiento, empuje, torsión y rotación. Las agujas se retuvieron durante 30 minutos y el tratamiento se administró diariamente. Cada curso de atención estuvo compuesto por cinco tratamientos y se administraron un total de dos cursos, separados por un descanso de dos días.

Resultados, seguridad y discusión
Las medidas de resultado para el estudio incluyeron un VAS para el dolor, el ácido úrico en suero y los niveles de IL-8, y las temperaturas de las articulaciones inflamadas (medidas mediante imágenes térmicas infrarrojas). Los síntomas clínicos, como la movilidad articular, el enrojecimiento, la hinchazón y la función articular también se midieron en una escala de 0 a 4, con puntuaciones más altas indicativas de síntomas más graves.

Las puntuaciones medias de la EVA antes del tratamiento fueron 4,26 en el grupo de fármacos y 4,31 en el grupo de acupuntura. Después del tratamiento, las puntuaciones se redujeron a 1,61 y 0,78 respectivamente, lo que indica una reducción significativamente mayor del dolor en el grupo de acupuntura (p <0,05). Los niveles medios de ácido úrico antes del tratamiento fueron de 519,92 µmol / L en el grupo de fármacos y 525,06 µmol / L en el grupo de acupuntura. Después del tratamiento, los niveles de ácido úrico cayeron a 437.28 µmol / L y 426.53 µmol / L respectivamente.

Los niveles medios de IL-8 antes del tratamiento fueron 38.24 µg / L en el grupo de fármacos y 38.81 µg / L en el grupo de acupuntura. Después del tratamiento, los niveles de IL-8 cayeron a 26.23 µg / L y 26.04 µg / L respectivamente. Las temperaturas medias antes del tratamiento de las articulaciones afectadas fueron de 34,72 ° C en el grupo farmacológico y de 34,89 ° C en el grupo de acupuntura. Después del tratamiento, las temperaturas cayeron a 31.37 ° C y 31.20 ° C respectivamente. Ambos grupos tuvieron mejoras significativas en todas estas áreas (p <0.05).

En términos de síntomas clínicos, las puntuaciones medias antes del tratamiento en el grupo de fármacos fueron 1.57 para la movilidad, 1.92 para el enrojecimiento y la hinchazón, y 1.63 para la función articular. Las puntuaciones correspondientes en el grupo de acupuntura fueron 1.59, 1.99 y 1.65. Después del tratamiento, estas puntuaciones se redujeron a 0,89, 1,25 y 0,92 en el grupo de fármacos y 0,56, 0,72 y 0,72 en el grupo de acupuntura. Aunque ambos grupos demostraron mejoras en los síntomas clínicos, fueron significativamente mayores en el grupo de acupuntura (p <0,05).

Las tasas efectivas totales se calcularon para cada grupo. Los pacientes cuyos síntomas clínicos y niveles de ácido úrico habían vuelto a la normalidad se clasificaron como recuperados. Los pacientes que mostraron síntomas mejorados y mejores niveles de ácido úrico se clasificaron como mejorados. Los pacientes que no mostraron mejoras en ninguna de las áreas se clasificaron como inefectivos. En el grupo de fármacos, hubo 9 pacientes recuperados y 23 mejorados, lo que arroja una tasa efectiva total de 32 (69.57%). En el grupo de acupuntura, hubo 12 pacientes recuperados y 28 mejorados, con una tasa efectiva total de 40 (86.96%).

Las reacciones adversas fueron monitoreadas en ambos grupos durante todo el período de estudio. En el grupo de fármacos, hubo 11 reacciones adversas que incluyen náuseas, vómitos, somnolencia y dolores de cabeza. En el grupo de acupuntura, hubo un caso de enrojecimiento e hinchazón en el sitio de la aguja que fue leve y se alivió con la aplicación de una compresa caliente. La incidencia de eventos adversos en el grupo de fármacos fue del 23,91% en comparación con el 2,17% en el grupo de acupuntura.

Los resultados de este estudio indican que la acupuntura ofrece una alternativa eficaz y bien tolerada a los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) para el tratamiento de la gota. La acupuntura demostró la capacidad de reducir los síntomas clínicos y mejorar tanto el ácido úrico en suero como los niveles de IL-8. Además, la acupuntura tiene un bajo riesgo de causar reacciones adversas en comparación con la indometacina.

1. Chen Zhenfeng (2019) “Observación clínica sobre el tratamiento de la acupuntura de la artritis aguda por gota”, Chinese Medicine Research Vol.16 (3) pp.75-78.

Curso de Electroacupuntura. Tratamientos De dolor. Tratamientos Sintomaticos

Tratamientos de Acupuntura y Medicina Natural + Info Tlf +34646873710

Curso Modular de Acupuntura Inscripción Abierta Enero. Fines de Semana y Tambien en Linea

Taller Practico de Comunicación Bio-Consciente. Sábado 20 horas

+ info +34646873710

Talleres y Cursos presenciales y en linea de Acupresion y Respiracion

Twitter
https://twitter.com/EsencialNatura/

Instagran:
https://www.instagram.com/esencialnatura/

New group Acupuncture and Natural Medicine

https://www.facebook.com/groups/765343846862336/

Grupo Infonatural ¡únete!
https://www.facebook.com/groups/infonatural/

<3 Enterate de todos los cursos gratuitos, solidarios. Atención medicas, eventos humanitarios ¡Conectate!

https://www.facebook.com/groups/480309808728294/

Grupo Acupuntura Natural – Natural Acupuncture

https://www.facebook.com/groups/acupunturanatural

Esencial + ¡Mira!
http://www.youtube.com/esencialnatura

Red de amigos:
https://www.facebook.com/esencialnatura

Email: esencialnatura@gmail.com

Tlf y Watsapp + 34 633321939

http://www.esencialnatura.com

Commentarios

commentario

mayo 16, 2019 By : Categoría : Acupuntura,Asociacion Internacional,Biblioteca,Medicina Natural Tags:, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
0 Comment Imprimir
Bookmark :

Comments are closed.

Hola :-)
Powered by