Manchas o pigmentos de los iris. Iridologia

Manchas o pigmentos de los iris. Iridologia

Manchas o pigmentos. Iridología. Las manchas o pigmentos que aparecen en el iris son tal vez una de los primeros signos que saltan a la vista. De hecho cualquier persona siendo un poco observadora reconoce las manchas del iris de uno mismo que, o bien, ha tenido siempre o las ha ido adquiriendo.
Iridología: Manchas o pigmentos de los iris

Uno de los padres de la iridología Nils Liljequist, empezó su estudio del iris intentando averiguar el significado de los pigmentos anormales de sus propios iris.

Las manchas no necesariamente indican lesión orgánica, ya que no afectan a la integridad del tejido del iris, pero son, por lo general, señales de sobrecarga metabólica, originadas por un defecto en la eliminación de productos tóxicos; aunque sí pueden tener que ver con el sector con el cual están localizadas.

Entre las manchas podemos distinguir, por un lado, aquellas que no tienen un límite definido y que impregnan grandes áreas del iris; y por otro lado, están aquellas manchas que aparecen con un límite más definido y que son de un tamaño más reducido. Además de esto están aquellas manchas que son el producto del uso de medicamentos y que dejan su huella en el iris.

Algunas escuelas de iridología, como la alemana, recientemente han hecho una clasificación de las manchas por el color de su pigmentación. Aunque no nos vamos a meter en muchos detalles diremos que las han clasificado de la siguiente manera:

Manchas de uroseína en iridología. De color amarillo; producidas tal vez por un exceso de ingestión de productos azufrados (huevos) y debido a un sistema digestivo excesivamente ácido. Indican insuficiencia depurativa de los riñones, alteraciones del sistema génito-urinario, así como a infecciones renales. Es la clásica acidosis que Bernad Jensen habla en sus libros. Estos iris reflejan una acumulación de ácido fosfórico en el organismo por mala eliminación. También cuando esta tonalidad es clara indica estados de excitación en el sujeto. Por el contrario, cuanto más oscuro se va haciendo una mancha en su tonalidad, de un estado de excitación pasamos a estados deprimentes en el organismo.

Manchas de rufinaen iridología. De color anaranjado o rojizo. Están relacionadas con un mal metabolismo de las grasas y, por tanto, nos pueden orientar hacia una disfunción del páncreas y del hígado.

Manchas de porfina en iridología. De color marrón. Este pigmento nos orienta sobre la alteración del hígado por una función débil.

Manchas de melanina en iridología. De color marrón oscuro o negro. Al tratarse de los pigmentos más oscuros, se les suele atribuir una indicación diagnóstica mucho peor. Por lo general, se les relaciona con una tendencia hacia el cáncer por una acumulación tóxica muy crónica. Aunque siempre recordemos la importancia de ser cautos al hacer un análisis del iris. No olvidemos que en el iris vemos tendencias, a veces, con muchos años de anticipo.

Manchas psóricas en iridología. Según muchos iridólogos la supresión constante de las erupciones de la piel por medio de medicamentos provoca una acumulación de sustancias tóxicas en el interior del organismo, las cuales se manifiestan patológicamente en fechas posteriores de una manera determinada. Según esto, gran parte de las enfermedades crónicas tienen un origen psórico.

De modo que muchos iridólogos catalogan las manchas, en especial, las limitadas en su contorno, como manchas psóricas.

 

Autor e imagen: Pablo Lastra
http://saludbio.com/
Fuente: Cursos de distribuicion libre.

Esencial Natura
http://www.facebook.com/esencialnatura

Danos tu apinion

junio 19, 2012 By : Category : Iriologia,Medicina Natural Tags:, , , , , ,
0 Comment Imprimir
Bookmark :

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.